Desilusionados con el sesgo del programa ‘Dietas a examen’ de la cadena Antena 3. No somos grandes defensores de la dieta paleolítica tal y como se concibe útimamente y con el “exceso” de productos de carne terrestre, pero eso no quita que se la desprestigie de sobremanera en el programa y que nos afecte a los profesionales que trabajamos con medicina evolutiva. Entre las perlas del programa:

– El exceso de calorías se convierte en grasa (sea lo que sea, por el mecanismo de la física cuántica…)

– Comparamos 5 semanas vs 2 meses, y decimos que, por ejemplo, en la proteica, suben los triglicéridos (normal, moviliza grasa),  ¿¿y encima es malo??

– ¿A qué viene sacar de repente el cáncer de colon y el Alzheimer en la dieta paleo?

– Si en las analíticas de la dieta paleo el paciente presenta mejoría, ¿por qué no nos basamos en la objetividad de sus analíticas, en las que todo lo “malo” baja?

– Alucinando con la recomendación de “come más cereales y legumbres para aportar hidratos de carbono” cuando la glucosa está en 100

– Que una glucosa en 100 (mediterránea) se considere mejor que una en 90 (proteica, que en el programa es más paleo/evolutiva que otra cosa) resulta increíble

– Que se anime a los participantes a consumir 5 comidas al día cuando NO tienen hambre resulta increíble

– Increíbles los “intercambios” de 2 raciones de lácteos y 5 de frutas al día, en los que incluimos 1 piña

Y como conclusión: el objetivo es implementar hábitos de vida personalizados, no DIETAS (podríamos tomar el nombre en inglés, que significa algo diferente).