Os dejamos un artículo de opinión de El País con su evidencia científica sobre por qué duele tanto el rechazo. El dolor enmascara ese sentimiento homeostático de pertenencia, ¿no?.